Páginas vistas en total

lunes, 16 de abril de 2012

Puerros gratinados



El puerro protagonista

Decano de los huertos europeos,
cuyo aroma profundo
reinaba en la cocina
antes de que el tomate milagroso
llegara al Viejo Mundo
procedente de América Latina.
Hortaliza ancestral, puerro sabroso,
alma de los purés más exquisitos,
digestivo, elegante, delicioso,
indispensable en salsas y sofritos.
Eres en el terreno culinario
igual que esos artistas,
eternos secundarios,
siempre al servicio del protagonista,
aunque puedes brillar como solista,
tal como certifica
la siguiente receta, que es muy rica.



Ingredientes
Un kilo de puerros
100 gr de jamón serrano picado
Harina, unos 30 gr
Mantequilla, unos 30 gr
Leche medio litro, más o menos
Sal, pimienta, nuez moscada
Queso parmesano o manchego rallado

Se limpian los puerros, dejando solo lo blanco, y se cortan en trozos más o menos regulares, cada uno en tres o cuatro trozos, según el tamaño. Se cuecen con agua y sal, o mejor al vapor. Cuando estén tiernos se escurren y se ponen sobre un paño para que pierdan la mayor cantidad de agua posible.
Se tuesta en la mantequilla una cucharada de harina, se añade la leche y se cuece hasta obtener una besamel espesa, pero no en exceso. Se condimenta con sal, pimienta y nuez moscada, si gusta. Se añade el jamón picado y se mezcla bien.
Se pone un poco de besamel en el fondo de una fuente de horno, se ponen encima los puerros bien colocados, de manera que quede toda la fuente cubierta, pero con una sola capa. Se cubre con el resto de la besamel y se espolvorea generosamente con el queso rallado. Se gratina en el horno hasta que esté bien tostado y se sirve caliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario