Páginas vistas en total

lunes, 2 de abril de 2012

Bacalao con tomate


De puro elemental,
es imposible que te salga mal
la receta que hoy pongo por escrito,
solo es bacalao frito
con salsa de tomate natural,
pero no me parece impertinente
apuntar hasta el último ingrediente
que precisa este plato delicado,
de brillantes colores esmaltado,
embajador de la cocina hispana
que al potaje se hermana
durante la Cuaresma desabrida
hasta que llega al fin Pascua florida,
haciendo que el ayuno y abstinencia
puedan sobrellevarse con paciencia.

Elige un buen bacalao
ponlo en remojo dos días,
cambia tres veces el agua
que debe estar siempre fría.
Escurre bien las tajadas
y pásalas por harina,
friélas ligeramente,
y mantenlas calentitas.
Pica fina una cebolla,
y sofríela sin prisa,
y cuando esté trasparente
echa el tomate y aviva
el fuego para que así
la salsa esté pronto lista.
Pon en ella el bacalao,
y deja que de un hervor,
puede comerse al momento
pero templado es mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario