Páginas vistas en total

lunes, 2 de abril de 2012

Cocido madrileño

De garbanzos de Castilla
calcula un cuarto de kilo
y medio kilo de carne,
a preferir de morcillo,
una punta de jamón
un pedazo de tocino,
pollo, huesos y morcilla
y también un buen chorizo,
elige el de Salamanca
que es el que sale más rico.
También necesitarás
las verduras que te digo:
patatas y zanahorias,
un repollo y un ajito,
y para la sopa, arroz
o fideos entrefinos.

Una noche los garbanzos
en agua han de estar metidos
con un puñado de sal
antes de hacer el cocido.
A la mañana siguiente
coge las carnes y, en frío,
échalas en un puchero;
llena con agua del grifo
el citado recipiente
y ponlo al fuego con tino
para que cueza un buen rato
y el caldo salga divino.
Espumarlo es importante
y yo siempre lo vigilo
para añadirle más agua
si al cocer se ha consumido.

Cuando estén las carnes tiernas
los garbanzos añadimos,
ya sacados del remojo,
bien lavados y escurridos.
Dejamos cocer dos horas
o el tiempo que sea preciso
hasta ablandar la legumbre
y darle un punto exquisito.
Cuando falta media hora
para que todo esté listo:
se incorporan con esmero.
las hortalizas al guiso,
dejando aparte el repollo,
que se cuece en otro sitio
y se rehoga con ajo
en buen aceite refrito.

Queda preparar la sopa
pero eso no te lo digo
porque hervir unos fideos
lo saben hacer los niños,
y teniendo tan buen caldo
ese asunto es muy sencillo.
Saca la sopa a la mesa,
seguida por el cocido
en una fuente dispuesto
para que quede bonito
y comparte el gran placer
con tu familia y amigos
de degustar con deleite
este plato tan castizo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario